Después de que sus bates habían hecho bastante daño, los Yanquis decidieron colocar en el montículo a su nueva arma en el bullpen. En realidad era un viejo conocido: Luis Severino. ...